lunes, 3 de junio de 2013

Will.i.am, un músico todoterreno












El músico Will.i.am hace las cosas con mayor discreción y tal vez más modestia que Jay Z. Y aunque nadie podría negar el lugar de poder que ocupa el célebre y talentoso marido de Beyoncé, hay que decir el integrante de Black Eyed Peas, nacido como William Adams hace 38 años en Los Ángeles, se mueve en las turbulentas aguas de la industria musical con la pericia de un nadador olímpico.

Sin eufemismos: el negocio para este DJ, productor, cantante, compositor y bailarín no parece tener secreto alguno. De hecho, nadie maneja como él las nuevas plataformas destinadas a difundir la música en el tercer milenio, como lo demuestra la reciente certificación de VEVO que ha obtenido 100 millones de vistas en los videos de ''Scream & Shout'' y ''This is love''.

Es un hombre inquieto, con un semblante sereno, podría decirse que hasta encantador. Profundamente educado y muy atento a su interlocutor de turno, como lo evidenció durante su visita al programa de Graham Norton en la BCC, donde la peculiar actriz Miriam Margolyes celebró haberlo conocido “porque desafortunadamente no conozco a mucha gente negra”.

Atónito y elegante, el músico se dejó llevar por los absurdos comentarios de una anciana excéntrica que de ningún modo quería herirlo o hacerlo sentir mal.

Probablemente, la sensibilidad y el olfato para detectar las buenas oportunidades de negocio y saber lo que la gente quiere oír en el momento adecuado han hecho de Will.i.am el favorito de las grandes marcas como Intel y Coca-Cola, entre otras, con las que discute de tú a tú diferentes estrategias de colaboración conjunta y desarrollo de marketing de alto vuelo.

Si es por volar, el artista angelino lo ha hecho hasta la misma estratosfera. En sentido literal, evocando la transmisión –en agosto de 2012– a cargo del explorador Curiosity de la NASA y desde Marte de su canción ''Reach for the Stars''.

La canción fue subida digitalmente a la sonda, que aterrizó cerca del ecuador de Marte, y la retransmitió a la Tierra, en un recorrido de 480 millones de kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada